Contestación articulo ABC

NI  ESTÁ  NI  SE  LE  ESPERA

 

Sorprendidos e incrédulos leemos la crónica de viaje aparecida en el diario ABC el día 27 de Agosto, firmada por Alfonso Armada. Más que una crónica, es un desahogo visceral y nada respetuoso hacia los monoveros y monoveras, ignorando la causa de las lindezas con que nos ha obsequiado.

 

En primer lugar, y atendiendo a la gramática, el periodista abusa de los leísmos. Desconoce por completo la historia de Monóvar. Trataré de emplear una pedagogía elemental para cubrir su ignorancia. Bastará decirle que Monóvar es una ciudad y no un pueblo como  cita. El día 24 de Abril de 1900 Doña María Cristina en nombre de Su Majestad Alfonso XIII le concede el título de ciudad. La Muy Noble, Fiel, Ilustre y Leal Ciudad de Monóvar.

 

Resulta muy fácil subirse a un coche, recorrer parte de la geografía nacional y criticar de forma prepotente y superficial todo aquello que abarca su mirada. Para tales quehaceres no es menester estudiar periodismo, para ese viaje no hacen falta alforjas.

 

El señor Armada nos transmite la falsa sensación de que en Monóvar apenas existe interés por la figura de Azorín. Desde estas líneas nos tomaremos la molestia de informarle sobre algunas de las actividades que se desarrollan sobre nuestro ilustre monovero. Algunas de esas actividades abarcan la elaboración de escritos y artículos publicados en medios locales tanto por colaboradores de nuestro municipio como otros foráneos, la celebración en el Teatro Principal de congresos internacionales con especialistas sobre la obra de Azorín, la realización de tertulias y encuentros por parte de la asociación de Amigos de Azorín o las diversas conferencias que en nuestra Casa de Cultura han destacado al Azorín periodista, entre muchas otras.

 

Qué extraño, pues la actitud de personas que visitan por primera vez el Casino transmite halagos y franca admiración por las diversas instalaciones dela Sociedad, y particularmente se embelesan contemplandola Biblioteca. Subrayarque en la misma hay una nutrida representación de periódicos a nivel nacional y provincial, así como revistas de todo tipo que lógicamente están para que el socio pueda deleitarse en su lectura. Y últimamente se dispone de conexión a internet con ordenador portátil. El cronista viajero tan sólo ha logrado captar de nuestra Biblioteca el aspecto de unos muebles, pero no ha llegado a comprender los buenos momentos de lectura y compañía que ese rincón especial ha significado para tantos.

 

Le sugiero al periodista que cuando visite un pueblo o ciudad y escriba sobre ellos lo haga con mayor conocimiento de causa que el prestado a Monóvar. Es decir, con rigor periodístico, objetividad e imparcialidad. No se aproveche de las horas de la canícula cuando lógicamente la actividad social apenas existe, entre otras cosas, porque los habitantes de esta ciudad se hallan solazados en sus respectivos lugares de segunda residencia. Referente a su persona le expreso mi sentimiento recordándole las mismas palabras que se pronunciaron en su día, referentes a su tocayo Alfonso Armada: “NI ESTÁ NI SE LE ESPERA”.

 

 

JUNTA DIRECTIVA Y JOSÉ  CORBÍ, Agregado cultural.